the BLOG

Castillo de Bellver, Mallorca

Email Imprimir

El castillo de Bellver empezó a construirse a principios del siglo XIV bajo las órdenes del rey Jaime II de Mallorca, figura fundamental en la efímera corona mallorquina. Pedro Salvá fue el arquitecto local elegido para llevar a cabo el proyecto, que se daría por concluído en 1310. En el apartado pictórico, Salvá contó con la colaboración de Francisco Cabalti, encargado de decorar con frescos las estancias interiores del castillo.

La planta del edificio es circular, con tres torres semicirculares adosadas y una separada unos siete metros del cuerpo del Castillo. La construcción, dispuesta alrededor de un patio central, presenta dos niveles: la planta baja con arcos de medio punto y techos planos, y la superior con arcos apuntados, cubierta con boveda de crucería en el más puro estilo gòtico.

Su aspecto exterior pone de manifiesto que en sus orígenes se concibió como un edificio que combinara las funciones palaciega y defensiva. Su estructura no es la de una fortaleza clásica española y destaca por la originalidad de su diseño arquitectónico. Alrededor de un patio circular se ordenan diversas dependencias, a las cuales se accede a través de una hermosa arquería de estilo gótico.

En cuanto a la torre del homenaje, se trata de una construcción circular, al igual que el resto de torres y garitas del castillo. Destaca por su gran altura y para salvar la distancia que la separa de la fortaleza cuenta con un puente de arco ojival. En el interior de la torre se encuentra el espacio conocido como "la Hoya" una sombría cámara subterránea que fue utilizada como calabozo. Precisamente, el uso como cárcel es el que ha ocupado más años de la historia del castillo de Bellver.

nuestra retratista

nuestros mecenas

alt

amigos de los caballeros

manufacturas de flautas